Categorías
flujos de pensamiento, los coloquios

Valentina Morales Valdés, Los tránsitos de un gesto I

Hacia otra historia de las transferencias coreográficas entre Chile y Alemania

La historia de las circulaciones de las bailarinas y bailarines entre Alemania y Chile es compleja y no deja de conectar profundamente las danzas de ambos países. Este fenómeno podría permitirnos hablar de un tránsito en “dos sentidos”. En un primer sentido, podemos pensar en los ecos gestuales que dejó en Chile el legado de Kurt Jooss y Sigurd Leeder a través de sus discípulos Ernst Uthoff, Lola Botka y Rudolf Pescht, quienes fundaron la primera escuela profesional de danza de Chile en 1941, en la que se formará Patricio Bunster. Pero en un segundo sentido, se podría pensar en una “influencia” de la danza chilena en Alemania. Aquí, el caso de Bunster es ejemplar: después de estudiar la danza de Jooss en Chile (entre 1945 y 1950), continúa en Alemania e Inglaterra, entre 1950 y 1954. En este viaje conoció a Joan Turner, con quien regresó a Chile para seguir re-inventando y transmitiendo juntos la técnica Jooss-Leeder a los bailarines y bailarinas chilenos entre 1954 y 1973. Sin embargo, tras el golpe de estado chileno, ambos tuvieron que exiliarse: Turner en Inglaterra y Bunster en Alemania, entre 1973 y 1984. Fue en ese entonces, donde Bunster habría re-introducido la técnica de Jooss-Leeder en una parte del país donde esta técnica estaba prácticamente olvidada. Específicamente dentro de la Palucca Hochschule für Tanz en Dresde. Este trabajo de casi diez años representa su propia interpretación de la danza de expresión alemana mezclada con la experiencia chilena. Bunster habría influenciado así una nueva generación de bailarines y coreógrafos alemanes. Finalmente, ambos regresan a Chile en 1984 y fundan el Centro de Danza Espiral, que se convierte en un pilar fundamental para la formación de los artistas de la danza en Chile. Esta nueva historia no se limita a una genealogía lineal y unidireccional, sino que se desarrolla a través de los caminos múltiples y rizomáticos de los artistas de la danza y sus gestos. La idea será cuestionar, más allá de los símbolos y las temáticas de las obras, cómo esto ha sucedido en términos corporales y gestuales. Se trabajará igualmente con la noción de “transferencias culturales” propuesta por Michael Werner y Michel España. Contraria a la idea de una asimilación progresiva de una cultura “emisora” por una cultura “receptora”, ésta sugiere más bien “intercambios, préstamos recíprocos de una cultura a otra, y sugiere que la ‘recepción’ (de un arte, una práctica, una idea…) nunca es pasiva” (Delattre-Destemberg, Glon, Olivesi, 2013). El trabajo propone una breve historiografía, que explica este fenómeno, con base en el análisis de dos obras de Patricio Bunster: Calaucán (1959) que habría buscado darle una “identidad” latinoamericana a la danza chilena, inspirada en el Canto General de Pablo Neruda; y La Vindicación de la Primavera (1987), que representa la propia versión de Bunster de La consagración de la primavera de Stravinsky y Nijinsky, obra de referencia europea, interpretada a través de la mirada de un chileno formado por una técnica de tradición alemana.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Ivan Jimenez (30 de marzo de 2023). Valentina Morales Valdés, Los tránsitos de un gesto I. Descentradxs. Recuperado 24 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/nj3p


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search