Categorías
flujos de pensamiento, los coloquios

Mónica Pinto, CORPO-SENTI-PENSAR

Lógicas espacio-corporales extrapoladas hacia lógicas de descentramiento

En el actual Chile neoliberal, que posee como motor un sistema económico y político articulado desde la desigualdad socioterritorial, es común que los modos de uso corporal y las prácticas danzarias se jerarquicen y vivencien en un eje valorativo culto-popular, que hegemónicamente relaciona a lo culto con lo central, con parámetros europeizantes, poderes políticos, económicos, y culturales; y asocia a lo popular con lo periférico, marginal y prácticas censurables. De manera implícita o explícita, dichas valoraciones culto-popular se presentan constantemente en la historiografía de la danza chilena, observándose una mayor frecuencia mientras más antigua es la historiografía revisada. Conjuntamente, dichas valoraciones se acentúan durante dos períodos: el de institucionalización de la danza como disciplina universitaria, pues desde ensayos o estudios realizados en las décadas de los 40 a los 70 se aborda y realza al período balletístico de fines del siglo XIX y principios del siglo XX, con la categoría totalizante de “la danza” legitimada para la escena; y cuando desde escritos del siglo XIX y principios del siglo XX, ya sea de manera sincrónica o a modo de revisión histórica, se consideran como una práctica menor, deleznable, y censurable, las danzas populares, especialmente las realizadas en las Chinganas, situación que se relaciona con el período de conformación del Estado-Nación (1810-1925), pues desde ideas ilustradas se impulsó una culturización del pueblo con pretensiones civilizatorias/moralizantes. Desde enfoques des/decoloniales (Dussel y Bautista, 2014; Mignolo, 2010), y desde la perspectiva de técnicas y tecnologías corporales (Mauss, 1934; Islas, 1995), se indaga si el eje culto-popular posee antecedentes anteriores a 1810, es decir durante la conquista y colonia españolas. Para ello, a modo de ejercicio, se analiza la Histórica Relación del Reyno de Chile (1646), primera crónica dedicada exclusivamente al país, y la primera escrita por un chileno, el jesuita Alonso de Ovalle. Utilizando métodos poscríticos (Mateo Palmer, 1995), que validan el construir un relato explicativo coherente y creíble por medio de la hibridación entre historia y creación, se entremezclan técnicas de investigación histórica y de creación de personajes. Así, entrecruzándose el relato escrito e imágenes de Ovalle (1646), se (re)construyen corporalidades, modos de uso, y prácticas danzarias, las cuales evidencian grados de ligazón entre axiologías expresadas en 1646 y el actual eje culto-popular, con lo cual se logra documentar la prolongación de rasgos coloniales en nuestras actuales valoraciones corporales.



Citar este post
Ivan Jimenez (2023, 30 marzo). Mónica Pinto, CORPO-SENTI-PENSAR. Descentradxs. Recuperado 17 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/nj3n

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search